Bizcocho de centeno integral, chocolate y nueces

El marrón es un color poco apreciado. Salvo por los cazadores y los amantes de la pana. En la cocina es habitual. Aparece en el rebozado de las croquetas, en la panceta a la brasa o en la croustillant corteza de un buen pan. En estos casos es un indicador de gloria bendita, de sabor, de caramelización. Se nos aparece la cara de Louis-Camille Maillard.  En este rechoncho bizcocho esta cualidad le  viene por la harina de centeno integral, la panela, las nueces y el chocolate. Además al llevar mascarpone la grasaza láctea le aporta un potente bronceado.

INGREDIENTES

003 ud Huevos talla L (165 gramos)
220 g    Panela
002 g    Sal común
125 g    Queso mascarpone
050 g    Leche entera
140 g    Harina de centeno integral
100 g    Harina de trigo de todo uso
012 g    Impulsor
100 g    Aceite de oliva suave
060 g    Nueces troceadas
060 g    Chocolate 55% troceado

001 cucharadita de cardamomo negro
001 vaina de vainilla
001 pizca de haba tonka rallada

En el fondo este bizcocho se basa en tradicional del vasito del yogur. Las proporciones son casi exactas. Empezamos batiendo los huevos con la panela, la sal y las especias. Al cabo de un rato adquirirá un color más pálido, digamos un pantone rose cloud. Añadimos el mascarpone y la leche, seguimos batiendo a baja velocidad. Incorporamos las harinas y el impulsor tamizamos. Mejor en unas cuantas veces. De la misma manera procedemos con el aceite. Añadimos el chocolate, las nueces y las especias  Con una lengua o cuchara de madera mezclamos. Pasamos a un molde y horneamos 45 minutos a 190º C.