Bocadillo / milhojas

Me encantan los bocadillos. Normalmente no me complico. Un poquito de embutido, sobre todo chorizo y jamón, y ya está. Pero tenía ganas de hacer algo diferente. Se me ocurrió hacerlo de varios pisos. Laminé el pan lo más fino que pude y luego lo fui rellenando. Unas rodajas de tomate (con sal y un chorrete de aceite de oliva), una loncha de pechuga de pavo, repetimos y terminamos con unos trozos de ventresca. Espolvoreamos el orégano y listo. Quería que fuera una cena ligera. Si tenemos mucha hambre podemos cambiar los ingredientes por otros más potentes e incluso gratinarlo al horno con nuestro queso favorito.