Esta semana hemos estado de cumpleaños. Han sido tres días intensos de celebraciones. El lunes llevamos unos bocadillitos a la clase de Pablo y por la tarde vino la familia. El martes Marina llevó unas, ya clásicas, magdalenas con chocolate al cole y se nos fastidió la fiesta. Pensábamos celebrarlo al aire libre para que los críos pudiesen corretear y estar a gusto pero el día empezó lloviendo (…y terminó diluviando).

Cinco años
Estuvimos viendo la posibilidad de celebrarlo fuera de casa, bien en el Pikiki, el Family Rock o Telepizza. Estaba todo ocupado. Yo siempre he preferido celebrarlo en casa pero era una solución de emergencia. Estos sitios me parecen demasiado asépticos, aparte de que pagar entre 6 y 7 euros por un menú infantil es demasiado. Los críos no comen nada esos días y la comida que ponen en esos sitios tampoco es muy apetecible. Nosotros vamos a muchas celebraciones de estas. Cada vez nos estamos volviendo más tontos.