Curry de cordero, cuscús y naan

Curry de cordero, cuscús especiado y pan naan

A veces la vida te manda señales. Ver en una misma semana a Heston Blumenthal y Jamie Oliver hablar de curry en la tele es algo que no puedes ignorar. Te entran unas ganas irrefrenables de coger un vuelo a Londres y ponerte fino de comida hindú. Como eso era imposible decidí comprar una pierna de cordero y pasarme medio domingo cocinándola.

Empecemos con el guiso que es la parte que lleva más tiempo. Para que quede una carne en su punto debe estar cociéndose unas cuatro horas.

Ingredientes para el curry de cordero:
Una pierna de cordero de 1,5 kg. aproximadamente (peso con el hueso incluído), un chorreón de aceite de oliva, 1 palito de canela, 2 cucharaditas (teaspoon) de curry en polvo, 2 cucharaditas de curry en polvo picante, 2 cucharaditas de cardamomo molido, 2 cucharaditas de garam masala, 2 cucharaditas de anís en grano, 1 cucharadita de semillas de mostaza, 1 cucharadita de melaza, 2 hojas de lima kefir, 1 cebolla pequeña, cuatro dientes de ajo, 2 cucharaditas de pasta de curry rojo, 400 g de tomates troceados y unos 500 g de caldo de verduras (o de pollo, a unas malas puedes usar agua).

Esta receta viene, con algunos cambios por mi parte, de un libro de Gordon Ramsay. No es difícil ni especialmente laboriosa pero de principio a fin se os puede ir unas 5 horas. Aprovecha un finde tranquilo para prepararla.

Cortamos la pierna en varios trozos, que nos puedan caber en una cazuela alta o una olla que vayamos a usar. Ponemos a fuego medio el recipiente que vayamos a usar. Salpimentamos la carne y la doramos con ayuda de un chorreón de aceite de oliva. Cuando tenga un bonito color dorado la apartamos.

En la misma cazuela pochamos la cebolla cortada finita. A continuación añadimos y sofreímos el ajo laminado. Después, la pasta de curry. Dejamos que se fría un poquito para que desarrolle bien todos sus aromas. Si ves que le falta líquido puedes echarle una cucharada de caldo. Llega el momento de añadir y tostar las especias (canela, currys en polvo, cardamomo, garam masala, anís, semillas de mostaza y hojas de lima kefir). Agregamos la melaza y los tomates. Rehogamos hasta que estén blanditos. Incorporamos el cordero. Cubrimos con caldo de verdura. Lo dejamos a fuego bajo, tapado, unas cuatro horas. El punto que queremos conseguir es que podamos separar fácilmente la carne del hueso. Llegado ese momento sacamos los trozos de carne para deshuesarlo. Quitamos la canela y la lima kefir. Trituramos el caldo para que ligue con el tomate y la cebolla. Rectificamos de sazonamiento, si hiciera falta. Metemos la carne desmenuzada.

Me gusta que estos guisos reposen así que te aconsejo que lo hagas de un día para otro. Mi plan pasaba por acompañarlo con un arroz blanco aromatizado pero cuando fui a la despensa vi que no nos quedaba. No había más remedio que improvisar y eché mano del cuscús pero antes os daré la receta del pan naan.

Ingredientes para el pan naan:
300 g de harina de trigo de todo uso, 6 g de levadura fresca o 2 g de levadura seca, 5 g de impulsor (levadura royal), 125 g de yogur natural, 80 g de agua, 6 g de sal y 20 g de mantequilla derretida.

Este es un pan sencillo. Se mezclan todos los ingredientes. Se amasa hasta conseguir una masa consistente. No hace falta que nos quede una pasa lisa, perfecta. Tapamos y dejamos a temperatura ambiente sesenta / noventa minutos. Debería casi doblar de volúmen. En una encimera esparcimos un poco de aceite y vertemos la masa. Se divide en seis partes iguales y se bolea. Si es tu primera vez echa un vistazo a este vídeo de Ibán Yarza. Calentamos una sartén con un chorrete de aceite. Con un rodillo estiramos cada bola hasta obtener una torta de pocos milímetros. Se tuesta en la sartén, alrededor de un minuto por cada lado. Hacemos lo mismo con cada una hasta terminar con todas.

Terminamos preparando el cuscús.

Ingredientes para el cuscús (4 raciones):
200 g de cuscús rápido, 10 g de mijo, 10 g de amaranto, 220 g de agua, un trocito de mantequilla, limón y hierbabuena fresca.

Tostamos en una sartén a fuego medio el cuscús, el mijo y el amaranto. Lo removemos para que no se queme. Cuando haya cogido color lo echamos en el agua que tendremos en punto de ebullición. Dejamos que se hidrate unos cinco minutos. Aderezamos con ralladura y zumo de medio limón, unas hojas de hierbabuena troceadas y una nuez de mantequilla. Removemos para soltar el grano y ¡listo!

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

2 Comentarios

  1. Hola! creo que voy a meter una pata de cordero en el carro de la compra proximo! tiene una pinta de Muerte!!! gracias por la receta

    • Dr. Muerte

      Gracias, María. Espero que metas bien la pata y te salga un guiso delicioso. 🙂

Deja un comentario