Dear Morrissey

Viendo a Morrissey en este siglo

Estamos en 2014. ¿Te das cuenta? El tiempo pasa inexorable dejando un reguero de espantosos crímenes. Ya no somos jóvenes y apasionados. Llegas tarde. Muy tarde. Unos 26 años tarde. A lo largo de estos años nos hemos ido distanciando y ahora haces canciones que no me dicen nada sobre mi vida.

Nos vimos en el 95, en Londres. Lo nuestro ya iba mal. No sentí ganas de abrazarte en el escenario y acabé comprando una camiseta XL que solo he usado para dormir. Volvimos a vernos en Madrid, ya en este siglo. He de reconocer que aunque acabé con el cuerpo dolorido no fue como en los viejos tiempos. Ya nunca lo será. Ni tú ni yo somos los mismos. Para bien y para mal.

Morrissey live madrid

Lamento decirte que aunque me lo pones fácil (obviando el precio de la entrada, claro) no iré a verte. No te lo tomes a mal pero te has vuelto prescindible. Ya no eres capaz de echarme una mano cuando me hace falta. Y mira que me vendría bien ahora mismo. Menos mal que tengo a otros.

Stay charming (as long as possible),

Doc

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

2 Comentarios

  1. Algunas relaciones con el tiempo se afianzan y otras se enfrían para morir.

Deja un comentario