El chino del pueblo

Lo más exótico que se puede hacer en el pueblo es ir al chino. Hay muchos bares de tapas y raciones pero no hay demasiada variedad. Oreja a la plancha, sepia a la plancha, langosta (una especie de patatas fritas), carne con ajos, forro, tostas, etc. Cierto que tenemos Il forno, la mejor pizzería del mundo, pero cuando uno ve a las chicas Gilmore atiborrarse a comida oriental le entran ganas de probar cosas diferentes.

Pollo al limón

La única opción diferente (aparte de la tímida irrupción de un par de sitios de cocina creativa) es ir al chino. Con una decoración sobria (para lo que suelen ser estos templos del kistch) y una carta que va a lo seguro. Pollo al limón, rollitos, arroz tres delicias, cerdo agridulce, tallarines con gambas, ensaladas varias… Por un módico precio puedes escapar de la aridez manchega. ¡Ahhh! Si tuvieran esas cajas tan monas para llevar la comida en vez de los envases de aluminio que usan….

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

2 Comentarios

  1. Gracias por pasarte por mi blog! Te conocía por bocadorada!
    Qué puena pinta tiene todo!!!

  2. Dr. Muerte

    ¡Hola Calamity! Gracias por tu visita. Música y comida son dos cosas imprescindibles en mi vida. Ya está de camino el disco de electrónica floja (qué gracia) de Sébastien Schuller.

Deja un comentario