Ensaladilla sin historias

Porque muchas veces lo más sencillo es lo mejor. Cogemos dos patatas. Las pelamos, las hacemos cuadraditos y hervimos entre 10 y 12 minutos. Mientras, pelamos una zanahoria y la troceamos fino porque la vamos a comer cruda. Cogemos 25 aceitunas sin hueso y las picamos. Hacemos lo mismo con un puñado de hojas de espinacas -sí, crudas-. Lo mezclamos todo en un bol con mayonesa y una chorrotada (como diría Robin Food) de alioli. Ponemos a punto de sal y servimos acompañado con salmón marinado. Porque es verano, aunque no se note. Y tenemos ganas de fiesta y de volver a bañarnos en el mar.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

Deja un comentario