Gazpachos manchegos

Gazpachos manchegos

Los gazpachos manchegos, para el que no lo sepa, no tiene nada que ver con el gazpacho andaluz. El de aquí es un guiso a base de tomate, champiñón, carne y tortas (pan). Antes de venir a vivir a Villarrobledo no sabía de su existencia. Fue Valentina, la madre de Juli, la que me los descubrió y le pasó su receta a la mía. Es un plato de origen humilde pero que cuando se hace bien resulta delicioso. Para esta ocasión he seguido la receta de Teresa Azafrán, que de mancheguismos lo sabe tó. Como las buenas historias tiene tres partes: Fondo, Sofrito y Desenlace. Las cantidades que os doy a continuación son para 6-8 personas aunque, como en todo, depende de lo recios que seáis.

Gazpachos manchegos

1. FONDO

Ingredientes: 1 conejo (sin piel, eviscerado y troceado), 2 cabezas de ajo enteras, unos granos de pimiento, un par de hojas de laurel, un puñadito de sal y unos 2 litros de agua.

Elaboración: Se pone todo en una olla a fuego lento, lento, lento. Lo ideal sería tenerlo doce horas. Tú veras pero por lo menos debería estar un par. Se cuela, se reserva el caldo por un lado y la carne deshuesada por otro. Esto se puede hacer con antelación y guardarlo en la nevera.

Gazpachos manchegos

2. SOFRITO

Ingredientes: 1/4 de una cebolla grande picada fina, 280 g. de champiñón fileteado (unos 10 champis), 260 g. de tomate triturado (escurrido).

Elaboración: En una olla ponemos un chorreón de aceite de oliva a calentar a fuego bajo. Sofreímos la cebolla picada, despacito, hasta que caramelice. En ese momento añadimos el champiñón. Lo cocinamos con paciencia, despacito, hasta que esté hecho. Si hace falta puedes echar un poco más de aceite. Terminamos añadiendo el tomate triturado. Para que tarde menos en evaporarse el agua que tiene es conveniente escurrirlo.

Gazpachos manchegos

3. DESENLACE

Ingredientes: el sofrito que nos hemos currado antes, el caldo que hemos guardado (unos dos litros), 200 g. de carne de conejo desmenuzada, dos tortas de gazpacho (si las compráis ya troceadas, 300 g.), una ramita de romero o tomillo.

Elaboración: Juntamos el sofrito, el caldo y la carne. Lo ponemos a hervir y probamos de sal. Corregimos si hace falta. Troceamos las tortas, añadimos y dejamos cocer quince minutos. Un poquito antes de que termine la cocción ponemos la ramita de romero / tomillo. Servimos acompañado con una rebanada de pan casero y vaso de vino con gaseosa.

Ten en cuenta:

– El fondo y el sofrito los puedes hacer con antelación. Guárdalo en la nevera o congélalo hasta que llegue el momento.

–  Emplear carne de liebre de monte y pichón sería lo recomendable (“pelo y pluma, es la regla num 1 de los gazpachos” según Teresa). Como no es fácil de conseguir nos podemos conformar con conejo y pollo. Intenta que sean camperos para que den más sabor. Sobrará carne. La puedes usar en otras elaboraciones, como por ejemplo, un escabeche.

– Puedes usar champiñones y setas en la proporción que te guste. Mitad champi, mitad setas o solo una cosa.

– Si te animas puedes hacer tus propias tortas cenceñas. Son fáciles de preparar con esta receta de -sí, una vez más- Teresa.

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

2 Comentarios

  1. Por qué a una urbanita como a mí me llaman la atención tanto estos platos?

Deja un comentario