Mochi

Mochi: los ingredientes

Llevaba tiempo queriendo hacer mochi. Siempre me ha llamado la atención su textura gomosa y su sabor delicado. Igual que muchas otras recetas su realización es mucho más sencilla de lo que podríamos imaginar.

Los ingredientes son pocos, 400 gr. de harina de arroz glutinoso, 480 ml. de agua, 160 gr. de azúcar y maizena para espolvorear. Para el relleno podemos utilizar anko. Si no tenemos a mano o no nos gusta se puede sustituir. Yo utilicé membrillo casero que preparó mi tía Andrea, crema de marrón glacé, dulce de leche y chocolate con leche.

Mezclamos en un bol el azúcar y la harina de arroz. Incorporamos el agua poco a poco mientras amasamos. Cuando ya no tiene grumos se pasa la masa a un paño y se cuece en un cestillo al vapor durante 25 minutos. Tengo la sensación de que la mezcla llevaba demasiada agua. Seguí la receta y proporciones de Takashi Ochiai que ha hecho unos cuantos mochis más que yo así que la doy por buena. Para la cocción utilicé la arrocera pero se puede hacer con lo que tengáis en casa.

Una vez que ha terminado de cocerse la masa y la hemos dejado enfriar 30 ó 40 minutos empezamos a hacer las bolitas. Cortamos pedacitos del tamaño de una albóndiga. Se espolvorea con maicena y lo redondeamos con las manos. Lo aplanamos formando un disco y ponemos el relleno en el centro. Cerramos la bola dando unos pellizcos a los extremos para juntarlos. Este paso a mí me resultó un poco complicado.

Así quedaron al final. Conviene no elegir rellenos muy líquidos -se salen-  ni muy duros -rompen la masa-. El mejor ingrediente para rellenar resultó ser el membrillo por tener la consistencia adecuada. Os recomiendo que lo hagáis. Es sencillo y os sorprenderá su textura y sabor. Domo arigato.

Mochi: el resultado