Una de las últimas adquisiciones para la cocina de casa ha sido una heladera. Ha sido una compra meditada, ya que no me gusta acumular cacharros. Después de usarla varias veces he de reconocer que estoy contentísimo. Costó poco, es fácil de usar y no ocupa mucho sitio. Este helado resultón lo improvisamos con lo que teníamos en casa. Quedó con un sabor y textura deliciosos.

Vas a necesitar: 250 g. de frambuesas, 100 g. de azúcar, 200 ml. nata para montar, 2 yogures.

Vas a tardar: 5 minutos de preparación y 20 en la heladera.

Todos lo ingredientes deben estar fríos para que el helado se haga mejor. La elaboración no puede ser más fácil. Mezclas todo, lo bates bien y lo metes veinte minutos en la heladera. Así, sin más. Una vez hecho, si no te lo vas a comer de una sentada lo guardas en un recipiente hermético en el congelador.

– Usé frambuesas congeladas. Las puedes encontrar, por ejemplo, en los supermercados Aldi. Aunque puedes cambiar la fruta por la que tengas a mano o más te guste.

– Los yogures eran desnatados con trozos de fresas. Los usé porque eran los que había en casa, podrías utilizar naturales, griegos, etc.