Cuando vuelva solo a casa,
cuando la fiesta termine,
cuando la noche empiece para ti,
me preguntaré:
¿Por qué he vuelto a intentarlo?
¿Por qué he vuelto?

HIDROGENESSE «HE VUELTO»

He vuelto. Creo. Un programa de repostería con un concursante insoportablemente arrogante. Un brownie. Un montón de libros de pastelería. Tengo ganas de cocinar. De probar. De contarlo. Por eso aquí tenéis esta receta veraniega. Un helado de yogur con azafrán y albaricoques.


500 yogur natural
140 azúcar
030 hebras de azafrán
050 albaricoque troceado

Si has hecho helado antes sabrás que no tiene complicación. A ti, novato, te explico cómo hacerlo. Pon las hebras de azafrán en un mortero. Añade una cucharada de azúcar y machácalas. Mezcla el yogur, el azúcar y el azafrán. Déjalo en la nevera, tapado, unas horas. Mejor de un día para otro.

Pon en marcha la heladera. Añade el yogur frío. En unos quince o veinte minutos tendrá la textura ideal. Añade el albaricoque en cuadraditos pequeños. Dale un par de vueltas. Viértelo en un contenedor hermético. Guárdalo en la nevera. Disfruta. Comparte.