Judias hoy no quiero pensar

Judias hoy no quiero pensar

Hay días en los que quieres pensar. Hay días en los que lo único que quieres hacer es tumbarte en la cama escuchando música deprimente. Pero no puedes. A veces de la desgana sale algo. Salen unas judías realmente ricas y diferentes. Cogemos un solitario bote de judías cocidas. Las lavamos y salteamos en una sartén con dos ajos rallados. Fuera del fuego le añadimos una cucharadita de pimentón. Para darle ánimos las acompañamos con mozzarella fresca, langostinos cocidos y canónigos. Aunque a primera vista no lo parezca son buenos amigos. Terminar con un chorretón de aceite de oliva virgen extra.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

4 Comentarios

  1. Pues a mi las mezclas rarunas me molan!

    Pd.- por fin se dejar comentarios en tu blog jajajaja que ceporra-tecnologica soy a veces!

  2. Dr. Muerte

    A mí también me van las mezclas inverosímiles, aunque no siempre funcionan.
    ¡Pero Anita si es muy fácil comentar! Me dejas de patata. 🙂

  3. ¡Pues no sé qué harás cuando pienses! Como quien no quiere la cosa te ha quedado una mezcla bastante sofisticada. Yo cuando estoy “de no” sólo consigo abrirme un brick de gazpacho Alvalle, o comerme una pasta cocida con refrito de ajos.

  4. Dr. Muerte

    Vir, hay días que te salen bien las cosas. Otras veces no te sale nada. La pasta es un comodín que nunca defrauda.

Deja un comentario