Tomatitos cherry

Las pequeñas ciudades, pueblos o como los quieras denominar, tienen limitaciones pero también tienen ventajas. No encontrarás antiguos mercados reconvertidos en centros de ocio y turismo. No encontrarás grandes tiendas ni una amplia oferta cultural. Pero ¡PERO! puedes encontrar cosas como La Huertaca.

Un urbanita como yo ha crecido sin bosques, campos ni huertos. En su momento tampoco los echaba de menos, no os creáis. Era feliz en mi mundo de asfalto y verticalidad. El caso es que ahora sé que ir a un sitio y poder coger de la mata unos tomates -sí, con tus propias manos- es un lujo al alcance de muy pocos.

Berenjenas ecológicas

Angel ha montado una pequeña huerta ecológica a diez minutos de Villarrobledo. No usa pesticidas. Mima sus productos y siempre te recibe con una sonrisa. Tiene variedades de hortalizas que no son comunes en la zona, lo cual es de agradecer. Nunca había probado tantos tomates diferentes. Amarillos, naranjas, rojos, cherry, pera, otros más alargados… Cada uno con su sabor. SABOR. Con verduras así es más fácil ser feliz.