Macarrones de la yaya

Esta es otra receta para echar una lagrimilla mientras se come. Recordando esos momentos que no volverán. La tortilla y los macarrones son lo que más recuerdo de la cocina de la yaya. Quizás no fuera lo que mejor hacía pero sí lo que más me gustaba. Macarrones con tomate dulce y queso tierno de Coqueya.

Macarrones de la yaya

Primero preparamos el tomate frito. Necesitaremos un bote grande de tomate troceado (la yaya solía comprarlo de la marca Cidacos, pero cualquiera nos vale). Lo abrimos y escurrimos un poco. Lo freímos con un chorro generoso de aceite de oliva. A fuego lento, sin prisa. Le vamos añadiendo azúcar y lo probamos hasta que quede a nuestro gusto. Mientras tanto podemos cocer los macarrones.

Una vez que lo tenemos todo ponemos los macarrones y el tomate frito en una bandeja de horno. Lo mezclamos bien. Repartimos unos chorritos de leche y cubrimos con queso tierno cortado en lonchas (o triangulos, no rallado). Metemos a horno medio unos diez o quince minutos. Así conseguimos que la capa de macarrones de abajo queden crujientes. Para terminar, si hace falta, doramos el queso. Si nos apetece lo podemos acompañar con un poco de atún, bien en aceite o en escabeche.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

3 Comentarios

  1. Mª Elena

    Receta sencilla y muy rica. Mi madre los hace así pero los acompaña de trocitos de chorizo casero, de los que hacen en la cocinilla…deliciosos!!!!
    Besos a todos.

  2. Concha

    Siempre me pasa lo mismo, estoy viendo todo esto y además de hambre me da una envidia negra.
    Que suerte tienen algunas je, je…

  3. Dr. Muerte

    Mª Elena. Hacía tiempo que no los hacíamos así pero están riquísimos. Mi madre también los hace con chorizo. Pero los suyos no son caseros :-/ Un besete.

    Concha. Lo mismo pensé cuando vi ese pedazo de armario en tu casa, qué suerte… 😉

Deja un comentario