Mermelada de moras

Mermelada de moras

Otra de las ventajas de vivir en un pueblín como este es estar cerca de las lagunas de Ruidera. Un enclave ideal para disfrutar de la naturaleza. Aguas tornasoladas, sendas que suben y bajan, barbacoas de entretiempo, paz, silencio… En septiembre llega el momento de recoger higos y moras. No te haces una idea de lo idílico que puede ser ir a la noguera, al lado del riachuelo. Recogerlas escuchando su murmullo. Llenar tu bolsa de moras en plenitud de madurez, pequeñitas y sabrosas. Comerlas con tus manos tintadas de zumo morado. Y al llegar a casa, hacer mermelada.

Vas a necesitar: moras, azúcar, zumo de limón. Opcional: jengibre, vino tinto, mistela, vino fino, martini…

Vas a tardar: media hora, más el tiempo de enfriado.

Hemos hecho diferentes variaciones. La básica, solo con moras y azúcar, la cítrica (moras, azúcar, jengibre y limón) y la alcohólica (moras, azúcar, vino tinto). Aquí tienes las cantidades. Calcula las tuyas en función de lo que dispongas. El chorrete de limón es IMPRESCINDIBLE. Hace que se active la pectina que contiene la fruta y quede una mermelada espesa.

Mermelada de mora básica: 400 g. de moras, 200 g. de azúcar, un chorrete de limón.

Mermelada de mora cítrica: 400 g. de moras, 200 g. de azúcar, 12 g. de jengibre fresco rallado, la piel de medio limón grande, un chorrete de limón.

Mermelada de mora y vino: 400 g. de moras, 200 g. de azúcar, 240 g. de vino tinto, un chorrete de limón.

Lava las moras. Pon todos los ingredientes en un cazo. Cuenta unos 20 minutos desde que empiece a hervir. Apártalo del fuego. Coge una batidora de mano y déjalo con la consistencia que te guste. Pásalo a tarros. Espera que se enfríen. Tápalos. Como no le hemos hecho la conserva se debe mantener en la nevera. Puede durar meses pero, misteriosamente, desaparece antes. 😉

Ten en cuenta:

– Si eres un poco dengue y prefieres una textura más fluida dale bien a la batidora. Pásalo por un colador o un chino cuando aún esté caliente. Así te quedará sin pepitas ni tropezones.

– El vino tinto que hemos usado es un Laureus de Bodegas de la Cruz. Combina divinamente con las moras. Puedes usar el que quieras pero que sea uno bueno. También puedes sustituirlo por un vino fino, martini u otro espirituoso que tengas a mano.

– La mermelada con limón y jengibre resulta con un potente sabor cítrico. Puedes disminuir las cantidades o probar con lima, pomelo, etc.

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. Ya te echaba de menos!!!!! Me encantan los cambios y tu mermelada.

Deja un comentario