Cuquismo, moderneo y repostería insípida

Ohhh, es casero y cuqui

Una de nuestras rutinas recurrentes cuando vamos a Madrid, o simplemente salimos al mundo exterior, es descubrir sitios dulces. Pastelerías, cafeterías cuquis, tiendas de cupcakes (una especie en extinción), etc. Es triste comprobar como la mediocridad abunda. Parece que prima lo bonito, lo estético sobre lo que, para mí, es lo fundamental, un producto de excelencia. Excelencia entendida como esfuerzo por hacer las cosas bien. No hablo de lujo, de alta pastelería ni de decoraciones con pan de oro (cosa que odio, a pesar de que mi amado Paco Torreblanca lo use). Un humilde bizcocho puede ser excelente si está bien hecho. Entiendo que se cuide la decoración, el ambiente, el diseño. ¿Cómo no lo voy a entender?

Me parece que hay poca autocrítica y exigencia con lo que uno hace. ¿Tus cookies son buenas? ¿Cuantas has probado? ¿Has usado otras recetas? ¿Se puede mejorar de alguna manera? Sí, siempre se puede mejorar. No vale con echar un puñado de gotas de chocolate en una masa insípida. ¿Que dices que son galletas “caseras”? (Ya vale de abusar de esa etiqueta). Bien por tí pero son una mierda. Estudia, prueba, hornea, ve a otros sitios, aprende de ellos, vuelve a estudiar, vuelve a hornear. Sé honesto contigo mismo y mejora. En el mundo ya hay suficiente mediocridad. No aportes tú más. Y no lo adornes de un aura de modernidad cuqui-guay. Vomito arcoiris.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

2 Comentarios

  1. Mamá Tatuada.

    ¡¡¡BRAVOOOOOOOO!!!

  2. Oh dios mío! Qué necesidad tenía de leer algo así!

Deja un comentario