Paco Torreblanca es cojonudo

Paco Torreblanca

Paco Torreblanca es cojonudo. Así se podría resumir el curso de brioches que impartió  en ISPA. Se merece un adjetivo así de rotundo. Es un hombre accesible, atento, perfeccionista, culto, un profesor ameno… Para mi sorpresa estaba ahí cuando llegamos y no nos dejó ni un minuto de las cinco horas que duró. Al entrar al aula me sentí sobrecogido.  Parecía (ES) un sensei de las artes pasteleras. Chaquetilla y delantal blanco, pantalón negro. Intentaba abstraerme pero algo me tenía encogido el corazón. Un par de horas más tarde vino otra oleada. Paramos para tomar un desayuno y probar toda la bollería que había a nuestra disposición. Era todo muy tentador. Tenía claro que había que probar el panettone. Se me pone la piel de gallina al recordarlo. Una masa más ligera que el aire, muy aromática, llena de matices, con partículas de chocolate en suspensión, una cobertura ligeramente crujiente… No encontraba palabras. Me aparté del grupo y me acerqué al ventanal. Casi lloro.

Más relajado y menos emocional disfruté del resto del curso. Vimos, y practicamos, cómo se hace una masa de brioche tradicional y una masa de brioche hojaldrado. Dos masas bases con la que preparamos diferentes elaboraciones. Brioche a tete, brioche relleno, trenzas, cocas… Nos explicaron cómo hacer crema pastelera, crema de almendras, gama… Cosas que luego combinamos junto con otros ingredientes que pusieron a nuestra disposición (almendras, pasas al ron, fruta fresca, etc) para que cada uno pudiera hacer los bollitos que se le antojasen.

Bollería de Paco Torreblanca

Para terminar nos dieron una caja con nuestras creaciones y un diploma acreditando la realización el curso. Una copita de cava, unas fotos de grupo y nos despedimos. En el camino de vuelta no paraba de dar vueltas en mi cabeza todo lo que habíamos visto. Lo más valioso, para mí, no fueron las recetas que aprendimos. Fue ver ratificada mi ideal de pastelería, de cocina en general, sencillez y excelencia. Combinar unos pocos ingredientes de calidad para conseguir un producto honesto de gran sabor. Eso y ver trabajar a Paco. Cómo bolea, estira la masa, aplica la crema, da forma.

P.d.: En flickr he publicado un álbum de fotos del curso, por si quieres verlas.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

2 Comentarios

  1. Tuve la suerte de asistir al curso de 1 semana de macarons en su escuela, que decir de Paco, coincido 100% contigo, es super amable, simpático, abierto a explicarte cualquier cosa… hace que no quieras abandonar su obrador nunca!

  2. Hola, yo también estuve en el curso, de hecho salgo en tu foto! Lástima no saber que tenías un blog, hubieramos cambiado impresiones…
    Es el tercer curso al que acudo y coincido contigo, lo mejor es ver en acción a Paco y escuchar sus palabras tan inspiradoras.
    Un saludo.

Deja un comentario