tortitas_jamie_oliver_640

No sé cuando fue la primera vez que las probé. Lo que sí recuerdo es ir con mi madre a desayunar a Vips o a merendar a El Corte Inglés. Allí pedíamos unas tortitas con nata y sirope de fresa. Nunca he sido muy fan del caramelo líquido ni del sirope de chocolate. Ya de mayor no puedo quitarme de la cabeza las de la cafetería Florida de Bilbao. Esponjosas, grandes y con la nata servida directamente ¡de una manga pastelera!

A lo largo de los años he probado diferentes recetas pero he seguido siendo fiel a la de Simone Ortega. Esta, de Jamie Oliver, me ha gustado mucho. Se consiguen unas tortitas gruesas pero ligeras.

Ten a mano: 3 huevos, 115 g. de harina de trigo, 140 ml. de leche, 1 cucharadita de levadura, 1 cucharada de azúcar, 1 pizca de sal.

Separamos las claras y las montamos a punto de nieve. Batimos las yemas con el azúcar hasta que tengan un color blanquecino y hayan aumentado de volúmen. Mezclamos la levadura, la harina y la sal.  Vamos añadiendo en veces a las yemas, alternando con la leche. Una vez lo tengamos bien integrado añadimos las claras montadas. Removemos, sin batir para que no se bajen. Calentamos una sartén a fuego medio y las vamos haciendo echando un par de cucharadas de esta masa. Dejamos un par de minutos por cada lado.

Se pueden acompañar de nata, jarabe de arce, mermeladas, siropes, etc. Con ingredientes salados también combinan muy bien. Para la ocasión hice una salsa con mantequilla derretida, miel y ralladura de limón.

Las de la foto llevaban unos arándanos. Una vez que has echado la masa a la sartén añádelos rápidamente. Así también puedes añadir otros frutos rojos o, como hace Jamie en su receta, maíz. De esta manera te aseguras que todas las tortitas llevan la cantidad justa de tropezones y no acaban en el fondo de la jarra.