Salmón a la plancha

No me gusta el salmón a la plancha, ni al horno, ni en ninguna preparación. Sólo me gusta ahumado, marinado o crudo. Bueno, eso creía hasta ayer que hice éste salmón a la plancha.

Salmón a la plancha


Se cortan unos filetes de la cola. De unos cinco milímetros de grosor y se rocían con zumo de limón. Se deja un rato. Un rato pueden ser diez minutos. Mientras se pone a calentar la plancha. Cuando está muy caliente se echan unas gotas de aceite de oliva y se van haciendo los filetes. Hay que ser rápido porque deben quedar un poco crudos por dentro. Se sirven con unas escamas de sal maldón y chorrito de salsa de soja. Fácil, rápido y muy rico. ¡Ya me gusta el salmón a la plancha!

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

3 Comentarios

  1. Esperanza

    Gracias por pasarme el enlace, veo que hay un buen archivo aqui al que sin duda tendre que recurrir a menudo. A mi me pasa lo mismo que a ti con el salmón: me chifla crudo, marinado y ahumado pero a la plancha me parece muy pesado y graso. También lo he hecho en guiso, con verduras y picante, y estaba muy bueno.

  2. Felicidades Paco, no conocía esa faceta tuya, Juli estará encantada, jeje
    Un abrazo.

  3. Esperanza, esta semana lo he hecho “ahumado” en casa. Luego pongo la receta.

    Paqui. ¡Qué sorpresa! No solo Juli está encantada. Yo me lo paso fenomenal. Supongo que lo que a tí te da la pintura a mí me lo da la cocina.

Deja un comentario