Esta me encanta. Es sencilla y resultona. Tenemos que buscar un queso que tenga sabor pero no se rompa al cortar, como, por ejemplo, el Idiazabal. Pelamos las gambas (si son pequeñitas no pasa nada) y las salteamos con ajo picado muy menudo. Mejor que queden poco hechas. Hacemos unos triangulitos de queso y ponemos encima unas gambas. Añadimos unas escamas de sal Maldon y unas gotitas de aceite de oliva. Con el calor de las gambas el queso se entibia consiguiendo así que se fundan los sabores de los dos ingredientes.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *